Logotipo Diario Zona Sur                            agua potable
     

 
Coatzacoalcos, Veracruz. 18 de Agosto de 2017.

La Tehuana Chilanga..






Ciudad de México


Ciudad de México.- Ninguna mujer, ha estado en las manos de tantos caballeros como la Tehuana; murió a los 92 años sin recompensa ni reconocimientos.
La historia de "La Tehuana" Chilanga: Se les refiere con el nombre de tehuana a las mujeres provenientes del istmo de Tehuantepec al sur del estado de Oaxaca; la imagen de ellas se dio a conocer en todo el mundo por los billetes de diez pesos, billetes que correspondían a una mujer vestida con el traje típico de tehuana
En 1934 el general Lázaro Cárdenas, sucesor de Plutarco Elías Calles, fue electo presidente y a su instancia se ordenó la renovación de las imágenes puestas en los billetes mexicanos, con ilustraciones propias del país. Su gabinete organizó un concurso de trajes regionales en 1936, siendo la encargada del concurso la Dirección de Pensiones de México antecesora del ISSSTE siendo su director el Coronel Enrique Liekens Cerqueda.
Dicho certamen se llevó a cabo en el histórico Frontón México, sitio histórico deportivo mundial, y cuna del PAN, construido en 1929 y cerrado en 1996; el traje regional de tehuana está compuesto por dos piezas, una blusa llamada huipil y una falda larga. Ambas piezas van bordadas y el tema general son las flores diversas en colores y tipos, la tela sobre la cual se borda puede ser satín y/o terciopelo
Las reglas requerían que las participantes estuvieran vestidas con un traje típico mexicano. La ganadora fue María Estela Ruiz Velázquez de 25 años. Según la historia, Cárdenas al ver la foto de la ganadora, quedó encantado con la belleza de dicha participante, e inmediatamente hizo enviar la foto a la American Bank Note. El billete de 10 pesos con el rostro de la Tehuana entraría en circulación el 22 de septiembre de 1937 hasta mayo de 1967 que sería renovado un total de 40 años.
Se cuenta que a pesar de su belleza y de haber ganado dicho concurso nacional, "La Tehuana" nunca se casó, y se desempeñó como maestra de escuela en la Ciudad de México, pasando la mayor parte de su vida con su hermana Delia y su padre.
Murió a la edad de 92 años, en abril de 2004. Estela Ruiz nunca recibió un premio o pago por haber ganado ese concurso de belleza, o por la circulación de tales billetes con su rostro, muriendo en la pobreza.
Cuando se le preguntaba por esto, contestaba con una sonrisa irónica Ninguna mujer ha estado nunca en las manos de tantos caballeros como yo: y tenía razón, La historia y la imagen de Estela están ligados a la trayectoria que ha seguido la numismática en México, relata José Antonio Bátiz Vázquez, historiador que ha dedicado muchos años de su vida al estudio de la historia económica en general y en particular a los temas relacionados con la moneda y la banca en México.
El asunto comenzó, narra José Antonio Bátiz, actual presidente de la Sociedad Numismática en tiempos del primer imperio mexicano cuando Iturbide "hace el primer experimento de emitir billetes en denominaciones de uno, dos y 10 pesos con un formato y manufactura muy sencillos". La idea fue financiar el naciente régimen; los billetes circularon solamente ese año y "no fueron bien aceptados por la población, la que estuvo acostumbrada durante 300 años al manejo de la moneda de plata.

Una de las cosas importantes es que sus denominaciones se hicieron en pesos; fue hasta 1865 cuando vuelven a circular billetes, esta vez emitidos por el Banco de Londres y México. Entonces la mayoría de ellos eran impresos en el extranjero, principalmente por la American Bank Note Co. de Nueva York, que fue por muchos años la empresa grabadora en acero más reconocida, misma que trabajó para el Banco de México hasta 1969, fecha en que se funda una fábrica mexicana con este propósito".
El grabado en acero en ese entonces era algo muy complejo, "lo que constituía un elemento de seguridad, al lado del papel y las tintas", dice el especialista. A partir de 1925 se inicia otra etapa en la historia del billete de nuestro país, se crea el Banco de México, "único autorizado desde esa fecha para emitir.
Así empezó la etapa moderna del papel moneda mexicano, en el que predominan las ilustraciones basadas en héroes nacionales, monumentos y edificios del país quedando atrás el reino de los bilimbiques revolucionarios refiere la anécdota que un día, le dijeron al general Francisco Villa que no había monetario con qué pagar los gastos.
Entonces el Centauro del Norte con ese sentido práctico que le caracterizaba gritó: "¿No hay dinero? ¡Pues hagámoslo!" Y lo hicieron. Así surgieron los bilimbiques, en alusión a los vales que expedía William, Weeks en las minas de Cananea o Green como promesa de pago al personal los cuales se utilizaban en el comercio local como moneda ya que estaban soportados por la minera.
Los mexicanos no podían pronunciar William Weeks e hicieron el apocope de Willy Kees , Bilimbiques, mismos que prácticamente financiaron la revolución mexicana
Algunos de esos billetes, se parecían a los modernos boletos del Metro o de espectáculos, de teatro o taurinos, recibos de honorarios, cartoncitos de rifas o papelitos para recados, que billetes como los concebimos hoy.
Además sólo algunos tenían una vida más o menos prolongada, pero otros una tremendamente corta, dependiendo de los vaivenes de la revolución.

   



Anuncio Restaurante Colonial


 



portal coatza